firma de Arturo Marín

Reivindicando

 
   

 

Ermita de San Sebastián
(41 x 28 cm)

     La ermita de San Sebastián, situada al final del Paseo del Violón (junto a la margen izquierda del río Genil), declarada monumento histórico Nacional en el año 1931, antigua rabita ó morabito almohade, fue construida en el año 1218 y es única en España en su género.

     En sus cercanías entregó el rey Boabdil las llaves de la ciudad de Granada a los Reyes Católicos el día 2 de Enero de 1492 (día de la rendición).

     Bajo un álamo que había junto al morabito, se cantó un “Tedeum” en acción de gracias por la conquista de la ciudad, celebrándose la primera misa después de más de 700 años de dominación musulmana. Se consagró a los Santos Fabián y Sebastián.

     El conocido pintor de origen aragonés, Francisco Pradilla, especializado en pintura histórica, pintó en el año 1879 el lienzo de grandes dimensiones “La rendición de Granada”, por encargo del Senado de España, donde se encuentra en lugar destacado. Cuadro que alcanzó gran éxito y por el que el gobierno de la nación le concedió como reconocimiento la Gran Cruz de Isabel La Católica. A la izquierda del cuadro se deja entrever parte de la hoy ermita de San Sebastián.


Toreo a caballo
(41 x 28 cm)

     Cultura, Arte, Bella estampa……........tres inteligencias…….tres fuerzas…….....DEBERÍAN SALIR SANOS Y SALVOS DE ESTE TRANCE LOS TRES.


Ruinas de San Luis
(35 x 50 cm)

     Esta iglesia, llamada también de “San Luís de los franceses” , actualmente en ruinas desde el incendio que sufrió durante la II República española (diciembre de 1933), se levantó, según la tipología mudéjar de iglesia de cajón, sobre una mezquita de la que se conserva el aljibe que hay junto a la fachada. Está situada en la parte alta de la calle homónima, a las faldas del Cerro de San Miguel Alto o del Azeytuno.

     Finalizado el templo en 1526, sufriría adiciones en el siglo XVIII, consistiendo éstas en la ejecución de las capillas laterales y de la actual torre. En este templo recibía veneración un Crucificado bajo la advocación del “Cristo de la Luz”, de gran arraigo y fervor popular. Disponía el sacro edificio de un sistema original, incluso considerado raro en la arquitectura de la ciudad granadina, de cubrir la nave con armaduras mudéjares sobre dos gruesas vigas maestras.

     Multitud de pintores de todas las procedencias la han inmortalizado en sus lienzos, incluso en su interior, en las bellísimas obras de Gerald Palmer y Eugenio Gómez Mir. En la obra de Gómez Mir aparece el pequeño crucifijo del “Cristo de la Luz” ”.


 
 


Todas las imágenes
Copiright
Arturo Marín ©